Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

INAEMRevolución en Cultura y el INAEM
La Opera de París abre temporada 202/23
Por Publicado el: 27/01/2023Categorías: Sin categoría

Bretón se escribe con jota (la de La Dolores)

El Teatro de la Zarzuela lleva a escena, después de 85 años sin verse en este escenario, una de las grandes óperas del compositor y le homenajea en el centenario de su muerte. Dos repartos se alternarán en las trece funciones, que contará con dirección musical de Guillermo García Calvo y escénica de Amelia Ochandiano

Escena-La-Dolores-en-el-Teatro-Real-c-Elena-del-Real

Escena La Dolores en el Teatro Real (c) Elena del Real

A Tomás Bretón, uno de los grandes músicos del siglo XIX, incansable luchador por reivindicar el lugar que le correspondía a la ópera española, le debemos una herencia de excelentes composiciones, su trabajo incansable en pro de la modernización de la música, una de las más famosas zarzuelas, de la que él no se sentía especialmente feliz, “La verbena de la Paloma, y una de las grandes óperas, de las nueve que compuso, “La Dolores”, que ahora regresa al escenario del Teatro de la Zarzuela, después de 85 años de su estreno en esas mismas tablas, en julio de 1937, con el durísimo decorado de la Guerra Civil de fondo. También le debemos un estribillo que forma parte del cancionero popular y las ganas, cada vez que atravesamos la ciudad de Calatayud, de preguntar, por curiosidad, por la Dolores, esa mujer “guapa y amiga de hacer favores”.

Parece que la copla sobre las andanzas de esta joven la escuchó el autor de la obra teatral en que se basó Bretón, su amigo José Feliú y Codina, en el pueblo de Binéfar, aunque tampoco hay claridad sobre si la zagala existió de verdad o fue lo que diríamos hoy “una leyenda urbana”. Sea como fuere, la famosa jota, tan electrizante, tan vibrante y ante la cual es imposible mantener pies y manos quietos, volverá a escucharse en el coliseo de la calle Jovellanos, lo mismo que el día de la presentación se volvió a oír y a aplaudir con fuerza. Y junto a esta copla universal y además de los cantantes e intérpretes, bailarines, figurantes y acróbatas, un coro de voces infantiles y una rondalla. No falta nada.

Mujer marcada por una copla

Lo hace, su regreso, con honores y dos repartos, a cual mejor, en los que la joven que da nombre a la obra está interpretada por dos grandes sopranos como son Saioa Hernández y Carmen Solís, que debutan ambas el papel, lo mismo que gran parte del elenco, todos a excepción del barítono Ángel Ódena y el tenor Javier Palacios. Lleva la batuta el maestro Guillermo García Calvo y está al frente de la dirección de escena Amalia Ochandiano, quien ha querido tirar de memoria para situar este drama lírico. Aquellas historias que le contaban sus padres, nacidos en Logroño, son las que han movido al regista, una habitual de la casa y del género, aunque sea esta su primera ópera, a llevar la acción a mediados de los años cincuenta del pasado siglo en una de esas ciudades pequeñas en que se vivía para trabajar de sol a sol. Ochandiano ve a Dolores como “una mujer marcada por una copla”, a quien las habladurías y la maledicencia no dejan en buen lugar: “Estaba señalada y tuvo que hacer frente a su vida tirar para adelante y eso que tenía a cinco hombres alrededor de los que defenderse sola, y lo consigue”. Las dificultades que plantea la ópera para la directora de escena “son puro teatro, tanto la intensidad, como la pasión, el sentido del humor que destilan los diálogos y los personajes, algunos de ellos, los masculinos, rozando el ridículo en ese popular alrededor de Dolores”.

Música wagneriana

¿Y la música, cómo suena? A gloria bendita, aunque para el director de orquesta es “la ópera más difícil, más extensa -solamente en el segundo acto hay 11 escenas- y más densa a la que he tenido que enfrentarme. El primer y segundo actos vamos a ofrecerlos seguidos”, cuenta de una música, dice, que le recuerda “a cuando dirijo a Wagner, cuando estoy frente a “El ocaso de los dioses”. La dificultad tanto vocal como musical es grande”. Destaca también el maestro que no es habitual que haya cinco personajes masculinos principales, lo que otorga un plus de dificultad a la hora de dirigir: “Resulta algo inaudito que es más propio del teatro hablado. Existe por parte del compositor una enorme ambición por crear una grandísima ópera que puede tener hasta ciertas similitudes con la Carmen de Bizet” por lo que hay que estar centrado y concentrado todo el tiempo.

Se representarán 13 funciones a partir del esta tarde con dos extraordinarios repartos, así los define Daniel Bianco, director del teatro formados por Saioa Hernández, Carmen Solís, Jorge de León, Javier Palacios, José Antonio Lóopez, Ángel Ódena, María Luisa Corbacho, Milagros Martín, Rubén Amoretti, Thor Voievodin, Javier Tomé, Santiago Vidal, Gerardo Bullón y Javier Noval Moro. El coreógrafo y bailarín aragonés Miguel Ángel Berna volverá a bailar la jota en esta ópera. Gema Pajares

2 Comments

  1. Elias 27/01/2023 a las 10:41 - Responder

    Según la Historia del Teatro de la Zarzuela de Madrid, de Emilio García Carretero, tomo II, La Dolores se representó allí el año 1937. Y en el tomo III, página 44, se dice que fue programada dentro de “una campaña” de ópera, celebrada durante el mes de mayo, no especificando si de 1961 o 1962
    No obstante, en todas las publicaciones referidas a esta recuperación, y en la rueda de prensa de presentación incluso, se cita que no se ha representado en La Zarzuela desde 1937.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

titulo

banner-calendario-conciertos

calendario operístico 2023