Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Marco-Antonio-Garcia-de-Paz.-OCJACrítica: Marco Antonio de Paz dirige Un réquiem alemán con la Orquesta y Coro Joven de Andalucía
Concierto-de-Navidad-en-el-Teatro-de-la-ZarzuelaCrítica: Concierto de Navidad en el Teatro de la Zarzuela
Por Publicado el: 02/01/2023Categorías: En vivo

Crítica: Franz Welser-Möst dirige el Concierto de Año Nuevo 2023

Concierto de Año Nuevo 2023. Obras de Johann padre e hijo, Josef y Eduard Strauss, Ziehrer, Von Suppé y Helmesberger. Orquesta Filarmónica de Viena. Director: Franz Welser-Möst. Musikverein de Viena.

Franz-Welser-Most.-Concierto-de-Ano-Nuevo-2023-@El-Norte

Franz Welser-Möst. Concierto de Año Nuevo 2023 @El Norte

Welser-Möst (Linz, 1960) dirigía por tercera el concierto tras sus actuaciones en 2011 y 2013, que no dejaron especial huella. Lo hemos encontrado en esta ocasión más animado, más farandulero y dispuesto; más sonriente y movedizo. La suya es una batuta precisa, flexible, aunque sin elongaciones, retenciones excesivas, fraseos amplios. Sus concepciones son modernas y su estilo parece apartarse de la gran tradición. En todo caso, es un músico solvente, que tiende a la objetividad y al matiz fino, en busca de un espectro sonoro claro, lo que a veces puede confundirse con una cierta asepsia.

Ha seleccionado un programa cuajado de novedades. Escuchamos en primer lugar la polca rápida “¿Quién baila? Op.251” de Eduard Strauss, que nos alegró ya desde el principio la pestaña. Nos gustó luego la manera de balancear el vals “Poemas heroicos” de Josef, en cuyo comienzo la Filarmónica dejó ya sentadas sus acostumbradas señas de identidad. La batuta, que marca en todos los planos, supo luego moldear con cuidado la repetición suave y lenta del tema principal.

De Carl Michael Ziehrer escuchamos enseguida el vals “Una noche acogedora op. 488”, del que el director realizó una lectura especialmente sonriente. Nos gustó menos la polka rápida “Venid con alegría” de Johann hijo, que nos pareció un tanto atropellada. La segunda parte se inició con una no muy conocida obertura de Franz von Suppé, la de la opereta cómica “Isabella”, de curiosos rasgos hispánicos. Welser-Möst acertó a dotar de cierto humorismo, cosa rara, en él, a la composición.

A continuación el vals “Perlas de amor op. 39” de Josef, que dio paso al ballet de la Ópera de Viena. Coreografía anticuada y algo cursi. Algo mejor, pero también poco innovadora -lo que no empece para que reconozcamos la calidad y preparación del cuerpo de baile-, la de la polka rápida “Arriba y lejos op. 73” de Eduard. De nuevo con Josef la poco conocida polca francesa “Espíritus alegres op. 281”, en la que intervinieron los coros de niñas y niños de los Cantores de Viena. Ellas era la primera vez que aparecían en este concierto. Todos cantaron afinados, conjuntados y transparentes en una música realmente encantadora. Otra polka de Josef, “Para siempre op. 193”, nos llevó en volandas impulsada por la en este caso vigorosa batuta, que incluso mostró rasgos pasajeramente humorísticos.

Nos pareció realmente encantador el vals “Jilgueros op. 114”, de Josef. Después, una delicada composición de Hellmesberger, con solo de glockenspiel, polka de “Las Campanas”, y una fantasía orquestal de amplio espectro, un “Allegro fantástico, anexo 26b”, con un solo de oboe magnífico, y el “Vals de las Acuarelas op. 258”, especialmente acentuado, casi con exageración, aunque más tarde la interpretación levantó vuelo y fue cantada con amplitud y convicción.

El galop de “Los bandidos op 378” de Johann II fue el primer bis y precedió a le entrega de flores al director y al cierre acostumbrado con la felicitación de director y orquesta y, claro, a las dos perlas habituales: El bello Danubio azul de Johann II, que en esta ocasión incorporó ballet, y la Marcha Radetzky de Johann I. El público, bien orientado por el gesto del director marcó bien las palmas. La locución para TVE y Radio corrió de nuevo a cargo del animado y fluido Martín Llade.

En el intermedio, de unos 25 minutos, pudimos contemplar un excelente documental, realizado con esmero, técnica muy acabada y claras imágenes en torno al 150 aniversario de la Exposición Universal de Viena, que tuvo lugar del 1 de mayo al 2 de noviembre de 1873 bajo el lema “Cultura y Educación”. Se trataba de conmemorar el 25 aniversario de Francisco José I como Emperador. Sonaron, muy bien tocadas, composiciones de Fuchs, Piazzolla, Brahms, Kreisler y Beethoven entre otros. Arturo Reverter

6 Comments

  1. Óscar I. Hierro Yagüe 04/01/2023 a las 16:09 - Responder

    Correctísima crítica del concierto. Ponderada y acertada. Ignoro por qué está de moda “atizarle” a Weltser-Most aludiendo a motivos extrajudiciales como el humor o la simpatía. Sé que no es un director mediático, pero algo entenderán de esto en Cleveland donde lo adoran. Coincido con el “maestro” Reverter en sus inteligentes apreciaciones y para nada considero esta edición como olvidable como la han considerado otros críticos que suelen subirse al fácil carro de la moda imperante.

  2. Óscar I. Hierro Yagüe 04/01/2023 a las 16:11 - Responder

    *extrajudiciales=extramusicales

  3. manuel cabrera manzanares 06/01/2023 a las 18:30 - Responder

    Me sigue encantando el fluido verbo y el variado repertorio de calificativos tan propios del gran pope de la crítica que es Sir Arthur. En la tercera línea de su valoración ya se sabe que es el. Además, últimamente, maneja una morfología gramatical muy al estilo del italiano del XIX.
    ¡¡¡ Incombistible !!!

    • Jose 07/01/2023 a las 21:34 - Responder

      El Concierto comentado fue un ladrillo considerable, y Welser-Möst el principal responsable. Karajan, Kleiber…, vuelvan por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

titulo

banner-calendario-conciertos

calendario operístico 2023