Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Danielle-De-NieseDanielle de Niese: “Me siento preparada para renovarme, para sentir algo diferente cada día”
Michael Fabiano: "La vida de un cantante de ópera realmente comprometido con su profesión es una vida solitaria y de alto grado de concentración"
Por Publicado el: 06/03/2023Categorías: Entrevistas

Ermonela Jaho: “Si no compartimos nuestras emociones, ¿para qué hacer este trabajo?”

La soprano acaba de interpretar Adriana Lecouvreur en Sídney y desembarcará en unas semanas en la Royal Opera House para meterse en la piel de Liú en Turandot

Ermonela-Jaho-como-Adriana-Lecouvreur-c-Janie-Barrett

Ermonela Jaho como Adriana Lecouvreur (c) Janie Barrett

Ermonela Jaho recuerda con claridad cómo nació su vocación: fue a los 14 años, en el Teatro Nacional de Tirana, en el que escuchó por primera vez La Traviata. Entonces, se prometió a sí misma que sería cantante de ópera y que “no moriría sin cantar la ópera de Verdi, al menos una vez en mi vida”. Ya son más de 300 las veces que ha interpretado a Violetta, una cuenta que lleva rigurosa “porque es la realización de mi sueño”, confiesa en una entrevista para The Sydney Morning Herald.

Jaho se encuentra aún en la icónica ópera australiana como parte del reparto de Adriana Lecouvreur, que baja el telón mañana, 7 de marzo. Es este uno de sus papeles emblemáticos, como los son Cio-Cio-San en Madama Butterfly, Suor Angelica – que interpretó en el Liceu de Barcelona en diciembre de 2022 -, y Liú, en Turandot, papel que le espera a partir del 3 de abril en la Royal Opera House de Londres.

Saludos-La-Traviata-ROH-aigul-akhmetshina-charles-castronovo-ermonela-jaho-antonello-manacorda

Saludos La Traviata, 2008. Royal Opera House

Su presencia en este teatro es una constante desde que en 2008 sustituyó a Anna Netrebko como Violetta en La Traviata. Entonces “nadie sabía quién era y me recibieron con abucheos”, rememora. La cancelación de Netrebko apenas le dio tiempo para “calentar brevemente; ni siquiera pude conocer al resto del reparto. Estaba entre bambalinas cuando me dijeron que tenía que actuar en su lugar, junto a Jonas Kaufmann y Dmitri Hvorostovsky”. “Pensé entonces en mi yo de 14 años y toda la historia de Traviata me inundó. Dije: veamos qué puedes hacer”, continúa. Al final de la representación, el teatro, con una capacidad para 2000 personas, aplaudió en pie a Jaho, que desde entonces “ha vuelto dos veces al año”.

Ese momento previo en el que la cantante deja de ser ella misma para encarnar al personaje es lo que da sentido a su profesión, subraya: “Cuando canto llevo mi alma al escenario. Cada vez, también durante los ensayos, acabo en este estado, al borde de la lágrima, necesito reponerme. Si no nos entregamos así, si no compartimos estos sentimientos, ¿para qué hacer este trabajo? ¿Por qué estar en el escenario?”. “Cuando dejo el escenario me siento vacía. A veces. Incluso no querría volver a salir para los aplausos; otras no consigo dormir en toda la noche. Pero solo así se puede sentir la magia de la música, lo que el teatro puede dar. Es el precio que hay que pagar, lo quieras o no”.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

titulo

banner-calendario-conciertos

calendario operístico 2023